Cosmonautas en este espacio.

31 mayo 2011 2 Comentarios

Será Tarde.

...
Si vienes hasta mí
contando los pasos
de tú ausencia
entonces será tarde.

¡Cómo decir que he  amado!

cuando en realidad no he amado a nadie.

Entonces será tarde,

tarde
para la bienvenida
para el abrazo.

Si vienes hasta a mí

contando las estrellas
que tengo en mi memoria
entonces será tarde,
tarde
para el ahora
para el ocaso.

Construir entre ambos un puente infinito

que una a nuestras noches concurridas,
nuestro llanto
nuestro silencio.

No te conozco

y tu a mi no me conoces
será por el bien de ambos
nunca abordarnos.

Entonces será tarde

para el sueño.

Andrés Mauricio Suárez Acevedo.

17 mayo 2011 2 Comentarios

Labrador de Sueños.

....
Es ése huir continúo
de tus ojos
el que ahuyenta mi lágrima,
mi pesadumbre,
mi nostalgia.
A paso de hormiga taciturna,
de hombre roto,
de susurro en viento,
yo voy labrando mi sueñro urgente
en el baúl 
de tú noche.

Andrés Mauricio Suárez Acevedo.
0 Comentarios

Abismos.

...
Sentado en la senda
de tú viento.
En todas partes 
y en ningún corazón,
me resumo como el caer
de un rayo de luz 
en tú ventana,
en tus aguas,
en tú silencio, 
en tus abismos.

Andrés Mauricio Suárez Acevedo.
14 mayo 2011 0 Comentarios

Presa De Las Tinieblas.

.... 
La noche ha caído en la cisterna
de sus ojos,
y corren las sombras en el vacío
de su llanto,
silencios amargos
que envejecen en sus manos,
0 Comentarios

Presa Para Las Tinieblas.

.... 
La noche ha caído en la cisterna
de sus ojos,
y corren las sombras en el vacío
de su llanto,
silencios amargos
que envejecen en sus manos,
sueños 
2 Comentarios

Somos.

....
Este punto aparte entre nosotros
como una lágrima infinita
en mi verso que se desangra.
Eres la bóveda 
en dónde sepulté mi silencio,
la canción que repiten mis manos, 
el fúsil.

09 mayo 2011 0 Comentarios

Recuerdo Dócil.

....

Puede que sí, puede haber mil razones. Es muy difícil, por no decir imposible. Lo recuerdo como si me hubiera ocurrido hoy mismo. Recuerdo perfectamente que hacía mucho calor, el sudor se deslizaba por mi frente llegando a nublar mi vista, el ambiente se tornaba solitario, casi subterráneo. Mis pasos resonaban en las tabletas. Fue entonces cuando le ví. Le recuerdo en mi mente como si ahora mismo la tuviera aquí adelante. Mi mirada estaba ausente; envuelta en los pensamientos que balbuceaba tembloroso a través de los labios.

Era una mujer algo más baja que yo, de cabellos oscuros, ondulado; llevaba una braga color azul, una camisa amarilla, zapatillas blancas, pero lo que atrajo más mi atención fueron sus ojos; tenia la mirada más limpia e inocente que jamás he visto en mi vida; se encontraba en medio de una callejuela,  me di cuenta que me estaba esperando. En un principio pensé en la posibilidad de que quisiera robarme algo más que el corazón, por lo que apreté fuertemente mi mano sobre el pecho, caminé despacio hacía ella. Pero cuando la tenía  a pocos metros, volví a mirarle a los ojos. Me acerqué despacio sin retirar la vista de aquella mirada que irradiaba dulzura, recuerdo perfectamente el sonido de su voz, pero esa noche  eran sus ojos los que me hablaban.

Les aseguro que llegué a pensar que lo ocurrido había sido un simple sueño, un sueño y nada más, que había tenido una alucinación a causa de mi adicción a la  cafeína, pero no, algo dentro de mí me decía que ella era la mujer indicada para cuándo llegará el momento de enamorarme. No me preguntes cómo, simplemente lo supe, no podría darte una explicación más convincente. No tiene explicación, pudo ser una intuición, o yo qué sé.

No la he vuelto a ver nunca más. Después de hablarme me dedicó una sonrisa, me dio la espalda y se marchó. No fui capaz de moverme; me quedé un rato allí, quieto, hasta que desapareció al girar una esquina. No  podré  olvidar su mirada.
08 mayo 2011 1 Comentarios

Cazador De Sombras.

 
...
Despertar ausente y en otro lugar
que no seán tus brazos
madre tierra.

Animal sombrío
de pigmento mustio,
a ti va dirigido mi canto
hacía ti apunta mi velero.
Cazador de sombras lánguidas,
soñador efímero
que zozobra la multitud
de su verso.

¡Tan lejos del semblante de sus ojos!
estoy tan lejos
del muelle de sus patas,
que mis ojos aguardan la próxima presa
en la cúpula de su cielo.

Sus huellas en las calles
narran la búsqueda
incesante,
eterna,
de su amada luna.

Desde aquí puede ver el infinito mar
de su noche
sincera
asomarse a mi ventana.

Y en el caer suave
del alba 
entre la inmensidad
de nuestro silencio compartido
termina mi canto.
0 Comentarios

María.

....

Soy un nudo de olores a ti, un desierto camuflado de silencios que se enmarañan a tu álgido reflejo. A través de mi ventana puedo ver la lluvia caer sobre el banquillo del parque, y tocan a la puerta varias sombras del pasado, quieren escucharme hablar de tu lejanía, por ejemplo de la última vez en la que nos dijimos adiós, atándonos en un poema. Sólo quiero lanzarme al abismo tu recuerdo, sólo eso y nada más. Desde un principio pactamos no enamorarse uno del otro, pero he de decirte que he fallado, precisamente esa es la razón de mi carta, quiero que entiendas el por qué me he distanciado de ti en estás largas noches de invierno.

Todo empezó en un simple bar de la ciudad de Madrid, sentado en la mesa número cuatro, junto al tocadiscos, te vi coqueta en un cielo crepuscular, llevabas puesto un traje de gala azul, zapatos tacón negro y un hermoso dedal en el que está inscrito tu nombre, ¡ha der ser muy bello habitar la bóveda celeste!. Con el ajetreo del día y varias papeletas por vender no tuve las agallas suficientes para acercarme un poco a ti, a tu aurora, a tu luz. Eres hermosa María, lo sabes, tus ojos color miel deslumbraban sinceros amaneceres, tus manos descifran el complicado código de mi piel, tus labios son la almohada en dónde descansa mi verso, allí he plantado mi ser, allí me he olvidado tantas veces.

Soy un tonto que aún no se convence de la fragilidad de su amor nocturno. He de confesarte María, que no soy nada, respiro porque aún tengo pulmones, lloro porque aún tengo mis ojos, grito porque aún tengo mi boca, escribo esto porque aún me quedan mis dos manos, pero sabes bien que me hace falta algo, que aún no estoy completo, y tu María complementaste eso que la razón no entiende. ¡Afortunada  es la noche de tenerte como su estrella! una estrella y sólo eso.

Quién se iba a imaginar que una simple estrella brillaría tanto esa misma noche, te abrí el balcón de mi alma para que entraras victoriosa a mi corazón, y así fue como todo en mí comenzó a tener sentido. Pasamos juntos varios otoños, yo escribiéndote como siempre, pero es que mis ojos están ebrios de ti, ebrios de verte danzar encima de mi oasis. Recuerdo también la primavera, las flores, las uvas, y el velo oscuro que encubría tu rostro. Llego el día, la tarde, y la noche no llegó.
07 mayo 2011 0 Comentarios

Susurros A Un Poeta.

 
....

Oíd el bramar del  viento en su flébil canción
llanto eterno de nostalgias
que se precipitan al fulgor de su noche.
Sombras de sospecha me amarran a su estrofa
suave,
inagotable.
Poeta indomable, he venido a resguardarme bajo tu lágrima
y en tus silencios planto mis amaneceres,
mis lúgubres sueños.
Comienzo a entenderme como la creación árida
 de tu verso armónico,
antropófago.
Y tus notas,
tus notas intranquilas
caen al averno de mis ojos
lapidarios.
Vamos, toca, sigue tocando con tus manos la melodía de ensueños,
y llévame contigo al cosmos
 de tus letras,
permíteme perderme en el grito esquivo
de tu corazón galopante,
describe sobre mi pecho desolado
el perfume amargo
de tu melancolía.
05 mayo 2011 0 Comentarios

Así nació el verso sonoro.

Hola, estuve buscando en youtube tutoriales de cómo aprender a volar y me he encontrado con está belleza de ejercicio. Mil Gracias al usuario por compartir con el mundo su creación, que consiste en:  "No mires el vídeo, déjate llevar por los sonidos. Deja que el sonido esculpa en tu mente eso que ya tienes dicho" Si gustan pueden dejar un comentario con su poema, y al final de la página encontraran el icono para detener la música de fondo.Yo lo he hecho y esto fue lo que nació de mi.

El latir de mis manos se precipita a la lejanía de su reflejo,cortar la flor negra que crece al pie de sus labios, y que el mar ahogue la noche por completo. Quizá el olor de la mañana traiga consigo el susurro de las aguas intranquilas de aquella vez que hicimos el amor en la oscuridad de mi pensamiento. A mi derecha yace su corazón ensangrentado cuyo color es la quimera de mi poesía, algo parecido al monstruo que habita bajo mi cama. Entrando al límite de lo irreal, encuentro las memorias de aquellos que pasaron,fueron y que ya no son. No quiero que me recuerden,tampoco quiero que me olviden, toma la daga del tiempo y màtame de nuevo, desempaña mis ojos de tanto ruido estelar que dibuja tu cielo en mi rostro pálido, no he sido, no existo, pero ¡cómo me duele cada punzada de su rechazo! El ataúd dónde solía resguardarme se deshoja al crujir del rayo en mi alameda, y es así como el espejo deja al descubierto la demencia del sujeto, que sólo el poeta tiene el agrado de conocer.


Calificas este Blog como:

 
;